DIVENDRAW es un proyecto de investigación artística y pedagógica construido a partir del dibujo subacuático ([eng] dive n’ draw = [esp] bucea y dibuja). El dibujo se concibe en DIVENDRAW como una actividad física e intelectual capaz de transformar la conciencia colectiva. La percepción sensorial magnificada a través del dibujo es una poderosa vía de conexión con la naturaleza.

DIVENDRAW tiene por objetivo básico el cambio de la conciencia colectiva hacia la naturaleza en su conjunto que ha sido perversamente considerada como recurso y no como lo que es: origen y destino de lo humano.

Este cambio de conciencia se pretende conseguir mediante el estímulo de la educación sensorial aplicada al conocimiento de la naturaleza, sabiendo como decía Humboldt que “la visión más peligrosa del mundo es la de aquellos que no conocen el mundo”.

La percepción sensorial magnificada a través del dibujo es una poderosa vía de conexión con la naturaleza

Sabemos que el conocimiento está ligado a la percepción sensorial que es la vía de entrada a la información del exterior. Al mismo tiempo, nuestra percepción está condicionada por el conocimiento previo que tenemos de las cosas. Así pués, la percepción sensorial se halla en el núcleo del proceso de aprendizaje.

la percepción sensorial se halla en el núcleo del proceso de aprendizaje

Podemos conocer el mundo a través de la mirada, que es nuestro gran órgano sensorial, y como resultado, el conocimiento adquirido podrá cambiar nuestra mirada. La consecuencia: una visión ética y un cambio de actitud hacia la naturaleza.

Una solución a la ruptura de este bucle podría ser la educación sensorial que entre otras cosas nos enseña a ver porque el uso de la vista no es una aptitud innata. Aprendemos a ver observando porque la vista es el único órgano sensorial móvil y capaz de ser dirigido.

El ejercicio del órgano por tanto está ligado al intelecto y a los procesos cognitivos que configuran nuestra realidad (la retina del ojo es considerada parte del sistema nervioso central y a través de ella percibimos el 80% de la información sensorial).

Alcanzar una visión ética y un cambio de actitud hacia la naturaleza

El estudio de la “mirada atenta” como condición necesaria del dibujante en cualquier época y ante cualquier estímulo ha sido el punto de partida en la concepción de DIVENDRAW.

Este proyecto reivindica la “mirada del dibujante” como esa forma de ver la realidad, que es una mirada atenta, asombrada, inquisitiva, curiosa y sin prejuicios porque observa para aprender.

Con esa intención, el dibujante mira la forma, el color, la textura y el movimiento de las cosas pero no establece comparaciones mientras dibuja, solo observa y traduce en movimientos aquello que que percibe. Su mirada marca una distancia emocional hacia el objeto vivo o inanimado, que no es desapego sino respeto porque mira sin prejuicios ni apriorismos.